enero 09, 2023

 



EL AMOR ES CONTEMPLACIÓN

 

No se nace mujer: se llega a serlo. Ningún destino biológico, psíquico o económico define la imagen que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; el conjunto de la civilización elabora este producto intermedio entre el macho y el castrado, al que suele calificar de femenino. Sólo la mediación ajena puede convertir a un individuo en alteridad.

(…)

Entre mujeres, el amor es contemplación: las caricias no están destinadas a apropiarse de la alteridad, sino a recrearse lentamente a través de ella; una vez abolida la separación, no hay ni lucha, ni victoria, ni derrota; en una reciprocidad exacta, cada una es al mismo tiempo sujeto y objeto, soberana y esclava: la dualidad es complicidad.  

 

Extraído de El segundo sexo | Le deuxième sexe; 1949.


 

  

-----------------------------------
Simone de Beauvoir (1908-1986). Filósofa, escritora y activista francesa. Su pensamiento se enmarca en la corriente filosófica del existencialismo y su obra El segundo sexo (1949)​ se considera fundamental en la historia y basamento intelectual del feminismo.

Siendo muy joven consiguió independizarse económicamente y se dedicó plenamente a su carrera de escritora, algo fuera de lo común para la mujer europea de mediados del siglo XX. Junto a Jean Paul Sartre y otros intelectuales de la época fundó en 1945 la revista Les Temps Modernes, que pretendía difundir la corriente existencialista a través de la literatura contemporánea.

Su célebre frase «no se nace mujer, se llega a serlo», supone que aquello que solemos entender colectivamente bajo el concepto universalizado de “mujer” (hembra de la especie humana: coqueta, servicial, “femenina”, cariñosa, sensible; primero hija y hermana, luego madre y esposa), no es más que un producto cultural que se ha construido socialmente sobre el cuerpo sexuado de las mujeres. En otras palabras, la mayor parte de las características que presentan las mujeres no les vienen dadas por su genética ni por su biología, sino por cómo han sido educadas, adoctrinadas y socializadas a lo largo de los siglos.

De más está decir que El segundo sexo – del que se vendieron más de veintidós mil ejemplares en su primera semana en librerías – causó grandes escándalos y fue objeto de acalorados debates tras su publicación en 1949.