septiembre 30, 2018

★habitación propia mediante






anduve durante todo un sueño / alrededor de los árboles derribados

Robert Rius




mantengo las piedras bien ajustadas
atadas con cablecanal
a los tobillos
(es cable del bueno y las piedras
me doblan en peso)

en unos intervalos demasiado volcados
a la procrastinación aparece
una forma de camino que no está
nunca limpia

- se acerca y se aleja
como se acercan y se alejan del suelo
las ramas más crecidas de los yuyos
que la van abrazando -

y en la mitad de esta calle, precisamente,
se puede pasar a ver
por única vez
el óxido acumulado de la cadena que preexiste
sobre la puerta principal de una florería
demasiado anacrónica

sobre la almohada está
la caja de los sueños

algunos secretos
por antonomasia indescifrables
escarban la salida

una señora de buena familia se detiene frente al óxido
y hace un gesto de hastío
inmediatamente antes de sentarse
-cual Penélope-
a tramar falsas expectativas y esperar el opening


mantengo las piedras bien ajustadas
a los tobillos;
sobre la almohada está
la caja de los sueños:
yo permanezco groseramente despierta
lleno todos los jarrones de la casa con un agua escéptica
que espera bambúes y jazmines internacionales

entretanto (entre tantos)
la resistencia sigue su fuego y estoy exactamente en el centro
de un bosque caducifolio virgen
escarbo la salida
vuelvo sobre mis pasos (piedras remolque)
escarbo la salida
hablo en voz muy alta / muy pesada / muy transitoria
escarbo la salida
escucho por el agujero de una pared invisible
que el lenguaje que queremos inclusivo es
inconfundiblemente
exclusivo:
únicamente hablade empleade consumide por unes poques
se trata
inconfundiblemente
de una interpretación poco amigable y entretanto (entre tantes)
escarbo la salida
vuelvo sobre mis pasos
escarbo la salida
leo ediciones originales de siglos pasados de libros de Woolf
escarbo la salida
tramo falsas expectativas
escarbo la salida
desato las piedras
escarbo la salida

y me parece absurdo
que un milagro tan anacrónico como las flores
todavía se pueda comprar
precisamente
en la mitad de esta calle






septiembre 29, 2018

_







triple GRACIAS: vanidad aparte, esta tarde estrafalaria de septiembre me encuentra releyendo mi propio _guión bajo_, homenaje hermoso de La i Crítica, Saray Pavón Márquez y Liberoamérica.


                                                                                                        FELIZ  😊




  _GUIÓN BAJO_  









septiembre 24, 2018

DE LO QUE HICE NO IRÉ A LAMENTARME



EL SER SUJETA EL ESPEJO EN DIRECCIÓN AL DOGMA Y CANTA

I

Volví para saciarme de sirenas estrellando tu recuerdo
en el océano,
mientras tu yunta de deidades conceptuales
lanzaba un grito-acorazado-con-espinas-multiformes
en un holograma / en medio del desierto / sembrando tu tumba.

II

¿Acabaste ya tu noche, constructo de la mayor jaulanimal para el degollamiento de los otros?
¿Para qué tanto mástil de inacabados ritos negros?
Jugaban malabares tus súbditos y su carne se cuajaba toda
mientras crecía una mentira en tu centro
dejando en las rendijas de sus sesos una luz negra
que nunca se acaba.

III

Sólo recuerda que el equilibrio ha de terminar la sed.
Irás a vivir tu muerte
donde ya
no existes.



EL SER RECONOCE SU FIGURA FRENTE AL ESPEJO

Mi silencio era un témpano de hielo
clavado en mis labios voluptuosos de albedrío y sal.
Recojo heridas de la mordaza que vivía en ellos.
De lo que hice no iré a lamentarme.



EL SER TRANSITA LA LLANURA DE LAS CERTEZAS

Es inhumana toda atadura impuesta por el tiempo.
Ellos mintieron al glorificar el cuerpo que se roe a sí mismo por el deseo.

Mi sexo es una verdad frente a las aves
que al morir encharcaron de sangre la tierra
a causa de su vuelo sujeto por el miedo
a causa de un laberinto sin salida.

Y no hay qué temer
Después de amar diré adiós con mi aliento y vida recuperados.
Viviré lejos de todos los inviernos.



EL SER RESPONDE A LOS GOLPES, TORTURAS Y MATANZAS


A los hermanos chechenos
y los demás caídos
en países llenos de desgarro
(abril 2017)

 

La fiesta del escupitajo en la cara de quien conoce su libertad
equivale a socapar la ceguera de quien nunca
supo enhebrar su pensamiento en la templanza del océano,
pero sí, articular métodos de exterminio.



EL SER ESCRIBE VICTORIOSO

Hermanas, no vacilará mi voluntad durante esta contienda ideológica, ni siquiera las ruinas que siembra el odio del dogma podrán con mi espalda.
Saldaré el sudor de todas las bestias.



EL SER RECONOCE LA GERMINACIÓN

Cruda amapola en llamas abre su memoria
donde la tierra en que vive ya no es tierra, sino futuro.
Así despido licores inservibles del baúl de la infancia.
En un sentimiento cabía el mundo.
Ya nunca más las espinas y el dolor fundarán nuestra lógica.

de Punto de Fuga, 2018.

 

-----------------------------------------------------

Amanda Pazmiño Torres (Quito – Ecuador, 1993). Licenciada en Comunicación con Mención en Literatura. Profesora de Literatura y de Lengua Inglesa. Embajadora Cultural en FIL, Lima, 2012. Obtuvo la tercera mención en el VI Festival Internacional de Poesía “Ileana Espinel Cedeño”. Sus textos poéticos integran las antologías 8 Poetas Ahorita (Amaru, Dadaif y Camareta Cartonera, 2014), Mujeres y disidencias al frente: nueva poesía ecuatoriana (Escrituras Indie, 2018) y Alma Adentro (El Conejo, 2018). Su plaqueta Recorrido del abismo fue seleccionada y publicada por el sello editorial Despertar (Loja, 2017).

septiembre 19, 2018

Total Eclipse






Veintiún años recién cumplidos tenía Leonardo Di Caprio cuando se estrenó esta película. Venía de rodar The basketball diaries (Scott Kalvert, 1995) y, tras interpretar al rebelde neoyorquino Jim Carroll, se lanzó a ser Arthur Rimbaud, y a escandalizar a la chusma noventosa con su inherente y brutal excentricidad.
Basada en la obra de Christopher Hampton (también guionista de la película), Total Eclipse nos presenta un confuso y desarticulado argumento, basado en la tempestuosa relación que, entrado ya el siglo XIX, entablaron los afamados poetas Arthur Rimbaud y Paul Verlaine.
Me encontré muy convenientemente este prodigio en VHS y me puse a anotar (entiendo que en este caso poco convenientemente) los SÍ y los NO de tan cautivadora pieza.





RESEÑA COMPLETA POR ACÁ  ⇨  TOTAL ECLIPSE (1995)





septiembre 16, 2018

indecible[s]






Por eso mi vida me resulta en cierta manera incontable: demasiado numerosa y zigzagueante. También contradictoria. Por eso he escrito en un poema autobiográfico: “La vida es una lengua demasiado enigmática para seres humanos, y la pena de descifrarla quizá más alta que el esplendor de todo abrazo”. La plácida y engañosa figura de Sra. de Barrio Norte que circula entre mis amigos y quienes me conocen nada tiene que ver, en el fondo, con mi vida. No se trata de una traición, sino de una ecuación más bien desventurada entre lo que uno es, lo que se nos dio, lo que alcanza a sobrevivir, lo que aconteció en verdad, lo que imaginamos, lo que ocurrió en secreto: un verdadero despilfarro de enigmas. Uno es uno pero está la vida. Uno hace elecciones en su vida, pero no hay que perder de vista que en realidad la vida elige más que uno.
(…) Pasión de entender, pasión de recordar, pasión de denunciar, pasión de celebrar. Pasión de unir denuncia y celebración, conocimiento y memoria, en un solo tejido incorruptible: eso es lo que me arrastra y me motiva. Dar testimonio de la existencia, de lo hermoso e inexplicable que tantas veces nos rodea, de lo indecible que nunca lograremos entender.




Ivonne Bordelois. Noticias de lo indecible, 2018.




[algo de todo esto (o acaso todo) va a atomizárseme eufóricamente muy adentro]














septiembre 04, 2018

secretos como superficies






Ese flujo, esa náusea, esas tiras: aquí comienza el fuego. El fuego de lenguas. El fuego tejido en flecos de lenguas, en el reflejo de la tierra que se abre como un vientre que está por parir, con entrañas de miel y azúcar. Con todo su obsceno tajo ese vientre fláccido bosteza, pero el fuego bosteza por encima con lenguas retorcidas y ardientes que llevan en la punta rendijas parecidas a la sed. Ese fuego retorcido como nubes en el agua límpida, con la luz al lado que traza una recta y algunas pestañas. Y la tierra entreabierta por todas partes muestra áridos secretos. Secretos como superficies. La tierra y sus nervios, y sus prehistóricas soledades, la tierra de geologías primitivas, donde se descubren secciones del mundo en una sombra negra como el carbón. La tierra es madre bajo el hielo del fuego. (…) El centro ardiente y convulso de ese fuego es como la punta descuartizada del trueno en la cima del firmamento. Centro blanco de las convulsiones. Un resplandor absoluto en el tumulto de la fuerza.




Antonin Artaud. “El yunque de las fuerzas” (frg), en L’Art et la Mort, 1929.