enero 09, 2023

 



EL AMOR ES CONTEMPLACIÓN

 

No se nace mujer: se llega a serlo. Ningún destino biológico, psíquico o económico define la imagen que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; el conjunto de la civilización elabora este producto intermedio entre el macho y el castrado, al que suele calificar de femenino. Sólo la mediación ajena puede convertir a un individuo en alteridad.

(…)

Entre mujeres, el amor es contemplación: las caricias no están destinadas a apropiarse de la alteridad, sino a recrearse lentamente a través de ella; una vez abolida la separación, no hay ni lucha, ni victoria, ni derrota; en una reciprocidad exacta, cada una es al mismo tiempo sujeto y objeto, soberana y esclava: la dualidad es complicidad.  

 

Extraído de El segundo sexo | Le deuxième sexe; 1949.


 

  

-----------------------------------
Simone de Beauvoir (1908-1986). Filósofa, escritora y activista francesa. Su pensamiento se enmarca en la corriente filosófica del existencialismo y su obra El segundo sexo (1949)​ se considera fundamental en la historia y basamento intelectual del feminismo.

Siendo muy joven consiguió independizarse económicamente y se dedicó plenamente a su carrera de escritora, algo fuera de lo común para la mujer europea de mediados del siglo XX. Junto a Jean Paul Sartre y otros intelectuales de la época fundó en 1945 la revista Les Temps Modernes, que pretendía difundir la corriente existencialista a través de la literatura contemporánea.

Su célebre frase «no se nace mujer, se llega a serlo», supone que aquello que solemos entender colectivamente bajo el concepto universalizado de “mujer” (hembra de la especie humana: coqueta, servicial, “femenina”, cariñosa, sensible; primero hija y hermana, luego madre y esposa), no es más que un producto cultural que se ha construido socialmente sobre el cuerpo sexuado de las mujeres. En otras palabras, la mayor parte de las características que presentan las mujeres no les vienen dadas por su genética ni por su biología, sino por cómo han sido educadas, adoctrinadas y socializadas a lo largo de los siglos.

De más está decir que El segundo sexo – del que se vendieron más de veintidós mil ejemplares en su primera semana en librerías – causó grandes escándalos y fue objeto de acalorados debates tras su publicación en 1949.

diciembre 28, 2022

NO SE ACUERDA DEL FRÍO

 

CAPÍTULO UNO

 

- A ella se le ve que algo raro tiene, que no es una mujer como todas. Parece muy joven, de unos veinticinco años cuanto más, una carita un poco de gata, la nariz chica, respingada, el corte de cara es... más redondo que ovalado, la frente ancha, los cachetes también grandes pero que después se van para abajo en punta, como los gatos.

- ¿Y los ojos?

-Claros, casi seguro que verdes, los entrecierra para dibujar mejor. Mira al modelo, la pantera negra del zoológico, que primero estaba quieta en la jaula, echada. Pero cuando la chica hizo ruido con el atril y la silla, la pantera la vio y empezó a pasearse por la jaula y a rugirle a la chica, que hasta entonces no encontraba bien el sombreado que le iba a dar al dibujo.

- ¿El animal no la puede oler antes?

-No, porque en la jaula tiene un enorme pedazo de carne, es lo único que puede oler. El guardián le pone la carne cerca de las rejas, y no puede entrar ningún olor de afuera, a propósito, para que la pantera no se alborote (…) Y la pantera la mira, es una pantera macho y no se sabe si es para despedazarla y después comerla, o si la mira llevada por otro instinto más feo todavía.

- ¿No hay gente en el zoológico ese día?

- No, casi nadie. Hace frío, es invierno. Los árboles del parque están pelados. Corre un aire frío. La chica es casi la única, ahí sentada en el banquito plegadizo que se trae ella misma, y el atril para apoyar la hoja del dibujo. Un poco más lejos, cerca de la jaula de las jirafas hay unos chicos con la maestra, pero se van rápido, no aguantan el frío.

- ¿Y ella no tiene frío?

-No, no se acuerda del frío, está como en otro mundo, ensimismada dibujando a la pantera.

- Si está ensimismada no está en otro mundo. Ésa es una contradicción.

 

De El beso de la mujer araña (1976).


👉EL BESO DE LA MUJER ARAÑA (PDF)


----------------------------
Manuel Puig (1932 - 1990). Escritor y dramaturgo argentino. Pasó su infancia en su pequeño pueblo natal de General Villegas y se trasladó siendo muy joven a Buenos Aires para terminar sus estudios secundarios. Emigró a Italia para formarse en cinematografía, aunque nunca finalizó la carrera y decidió realizarse como escritor. Es autor de ocho novelas y cuatro obras de teatro, además de varios relatos breves y guiones cinematográficos. Es reconocido por su uso particular de la polifonía, la oralidad como construcción poética y el monólogo interior. Fue uno de los fundadores del Frente de Liberación Homosexual (1971), junto a Juan José Sebreli, Blas Matamoro y Néstor Perlongher. El beso de la mujer araña (1976) – su obra más celebrada – fue publicada por primera vez en Barcelona e inmediatamente prohibida en Argentina por la última dictadura militar. Una parte de su argumento está basada en la vida del escritor mexicano Luis González de Alba, preso político durante el movimiento estudiantil de 1968 en Tlatelolco. Fue incluida en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX, y llevada al cine en 1985 por el director marplatense Héctor Babenco. Además, los compositores estadounidenses John Kander y Fred Ebb (autores de la famosa canción "New York, New York") compusieron un musical homónimo («Kiss of the Spider Woman»), el cual obtuvo un Premio Tony en 1993.


noviembre 23, 2022

RETENER EN MIS HOMBROS LAS SEÑALES DE ALERTA

 

De las cosas no nos cansamos nunca. Buscamos en ellas la manifestación de algún poder, una fuerza centrípeta que nos salve de las repeticiones. Somos bestias contenidas dentro de establos invisibles. “Animales” – dijo Dickens – “de costumbres”. De las repeticiones están hechos nuestros corrales. Repetimos lugares, repetimos prácticas, repetimos errores. Entonces las cosas, como redentoras de esa repetición, de ese agotamiento en constante reincidencia, vienen a atravesarnos, a decirnos lo que es evidente y auténticamente valioso.

Y dentro de esa gran mezcla de dones, licencias y facultades ocultas, las cosas también han demostrado tener verdades.

Aventurarse a buscar esas verdades, descomponer o templar su materialidad es buscar, en cierta forma, la reducción del infinito. No reducir para disminuir, sino reducir para condensar.

 

RESEÑA COMPLETA DE LA VERDAD DE LAS COSAS 

👉 «RETENER EN MIS HOMBROS LAS SEÑALES DE ALERTA»

 

DESPACIO
 

Voy

despacio

como un nómade que se inicia


topo ciego soy por estos caminos

con una euforia generosa que me mueve los pies

y me alimenta



RESET

Todo lo que había olvidado

vino de golpe a mi cabeza de pájaros

como un mazazo de claridad que había perdido

vaya a saber dónde

en algún huequito acostumbrado al vicio

de saberme despistada

entre los laberintos de una mañana cualquiera


renació mi voz

callada en el fondo

detrás de la coraza que alguna vez fue mi corazón

cuando los colores del verano no iluminaban mis costillas

mi esternón

mi yo / todo


todo soy ahora

de nuevo / lo que había olvidado

y es tu mano llena de ríos la que me salva

siempre

y espera porque sabe

que hay un aire a nubes nuevas

sobre nuestras cabezas 


MÚSICA AZUL

A esa hora en que estamos

parecidos a las cigarras / con el sol encendido

en el lugar donde la paciencia reina

o la paz / no sé

y nadie encuentra el paradero de la tristeza

porque dicen / se mudó de barrio

sin dejar ni una sola miga en el camino

y el verano / entonces / se puso de moda

entre tu boca y tu lengua

y florecen todas las palabras

de la patria que te habita


A esa misma hora

los cuervos se detestan

los volcanes largan humo sin una sola gota de lava

gritan los brazos cansados de cruzarse

y sin embargo

se escucha por ahí una fiesta con música azul

o turquesa

que

como el filo de las hojas

va cortando

suave y contundente

una huérfana fascinación que reproduce

el latido del corazón humano 

                                                                                De La verdad de las cosas (Halley, 2022)

----------------------------------------------
Carolina Peleretegui (Buenos Aires, 1976). Poeta, escritora, bibliotecaria. Participó en diversas antologías de poesía y narrativa, así como también en revistas y diarios digitales. Obtuvo el Premio Internacional de Literatura Infantil Julio C. Coba (Ecuador, 2016). Publicó Margarita (Libresa, 2016), Limbo (Gogol, 2017), Helena y el mar (Lágrimas de Circe, 2018) y La verdad de las cosas (Halley, 2022). 


noviembre 19, 2022

VI FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA DE FREDONIA

 

Estuvimos leyendo en el VI Festival Internacional de Poesía de Fredonia (Colombia) 😀

[Pinchando en las fotos se puede acceder a algunos de los poemas leídos allí] 👀




EN CUERPO Y ALMA

 

No sé hablar como hablan las personas.

Dentro, muy dentro de mí

llama una voz, yo no comprendo

lo que dice. Y cómo habría

de contarle a los demás

lo que no sé. Me hablaste:

las palabras que los otros me dan

son toscas, insensibles,

iguales a las piedras. Cómo manipularlas,

encenderlas, cómo extraerles el calor.

Todas las noches

tengo un sueño, el mismo. Somos

dos ciervos y el bosque se parece a mí:

quieto y vacío. Cae

la nieve, cubre silenciosamente

la tierra que pisamos con cuidado

como si fuera un cristal

delicadísimo. Buscamos agua y brotes tiernos,

no es fácil, yo

te sigo. Tus ojos me miran, me indican

por dónde seguir, me van llevando

al hilo de agua, a la pequeña

corriente que subsiste, a las hojas casi invisibles

que debajo del hielo sobreviven, verdes

como en un verano suspendido

en medio del tremendo, apabullante frío.

No hay nada que decir, nada

que decirnos. Florezco,

las patas ligeras, el lomo erguido, un animal

salido de la niebla, viejo y cansado y de repente

rejuvenecido

por la gracia sencilla

de andar en compañía. En el sueño

los hocicos se rozan al buscar el agua

en el mismo arroyito escaso,

finísimo. Es todo lo que sé

acerca del contacto

con otro cuerpo, es suficiente

para abrir los ojos al otro día,

para volver a ser una mujer

que no sabe tocar ni ser tocada,

que ha perdido, antes de conocerla,

la alegría de hablar como quien raspa

las palabras propias

contra las ajenas y ve surgir la llama débil

de un lenguaje compartido,

hermoso como el silencio entre dos bestias

que se rozan apenas

para hacerse saber esas cosas

que no pueden decirse.

 

-------------------------------
Claudia Masin (Chaco, 1972). Poeta, escritora, psicoanalista. Actualmente reside en la ciudad de Córdoba, Argentina. Coordina talleres de escritura. Fue docente de la materia Poesía en la carrera de Artes de la Escritura de la Universidad Nacional de las Artes. Publicó varios libros de poesía, entre los cuales se encuentran Abrigo (2007), Geología (2011), La cura (2016), Lo intacto (2018), El cuerpo (2020) y La mujer maravilla y yo (2022). Su poema «Tomboy», del libro Lo intacto, en traducción al inglés de Robin Myers, obtuvo el premio 2019 de la revista Words Without Borders/Asociación de Poetas Norteamericanos de EEUU. El poema aquí citado pertenece a El cuerpo (Portaculturas, 2020).

noviembre 12, 2022

NO QUISIERA QUE LLOVIERA

 

No quisiera que lloviera

te lo juro

que lloviera en esta ciudad

sin ti

y escuchar los ruidos del agua

al bajar

y pensar que allí donde estás viviendo

sin mí

llueve sobre la misma ciudad

Quizás tengas el cabello mojado

el teléfono a mano

que no usas

para llamarme

para decirme

esta noche te amo

me inundan los recuerdos de ti

discúlpame,

la literatura me mató

pero te le parecías tanto.

En Diáspora (1976).


----------------------------------------- 

Cristina Peri Rossi (Montevideo, 1941). Poeta, escritora, traductora y activista política. Considerada una de las voces más destacadas de las letras en lengua castellana. Su obra ha sido traducida a más de 20 idiomas. Su carrera literaria inició en Uruguay durante los años 60, con una escritura comprometida con la voz de las políticas de izquierda. Sin embargo, sus ficciones posteriores viraron hacia un tono más experimental y empezaron a explorar otras temáticas. Sobresalen en ellas protagonistas femeninas, en su mayoría lesbianas, que ofrecen una visión oscura del mundo y muestran sin rodeos el lugar restringido que ocupan en él.

Censurada por la dictadura militar uruguaya (1973-1985), en 1972 se refugió en Barcelona, ciudad en la que vive desde entonces.  Durante aquel oscuro periodo dictatorial, la totalidad de su obra fue prohibida en su país natal, así como también la mención de su nombre en los medios de comunicación. Una de sus novelas más destacadas, La nave de los locos (1984), es una alegoría de ese exilio, que va más allá de la política para desafiar las nociones de inclusión y de exclusión en cualquier nivel de la experiencia humana, especialmente los que conciernen al género y a la sexualidad.

En 2021 se convirtió en la sexta mujer en la historia en recibir el Premio Cervantes, detrás de Ida Vitale (2018), Elena Poniatowska (2013), Ana María Matute (2010), Dulce María Loynaz (1992) y María Zambrano (1988).